jueves, 4 de julio de 2013

Déjame adivinar cuántos amigos tienes



Seguro que alguna vez has tenido curiosidad por saber si tienes muchos o pocos amigos. Si eres muy popular o un lobo solitario. Pues no te preocupes, en realidad no depende mucho de tus esfuerzos por establecer o mantener amistades. De hecho, te puedo asegurar que tienes alrededor de 150 amigos.

Claro, primero hay que definir lo que entendemos por amigos. Pueden ser "personas con las que has tenido algún tipo de relación, más o menos intensa, y la mantienes en el tiempo, aunque sea en un estado latente".  O si lo prefieres "individuos que conoces personalmente, en los que puedes confiar, y por los cuales sientes una afinidad emocional".  Estas definiciones pueden cuadrar, además de tus colegas, con algunos familiares, incluso algunos compañeros de trabajo.  Pues bien, si haces una lista con todos ellos, llegarás a un número cercano a 150.

¿y por qué ese número?

Pues esta cifra, conocida como el número de Dunbar fue obtenida por el antropólogo Robin Dunbar, y definida como "la cantidad de individuos que pueden desarrollarse plenamente en un sistema determinado"; esta cantidad, estudiada para varias especies de primates, es el número máximo de individuos con los que un primate puede mantener contacto, y parece estar limitada por el volumen el neocortex cerebral.

En humanos, este número aparece repetidamente en varias estructuras sociales, como los tamaños de tribus en la Era Neolítica, el tamaño básico de una unidad militar de la Roma antigua, etc.  Incluso muy recientemente ha aparecido en varios estudios, como el que analizó el número de personas a los que se enviaban postales navideñas. De media, se mandaban 68 tarjetas a casas en las que vivían un total de alrededor de 150 personas.

¿eso quiere decir que debo tener 150 amigos, ni más ni menos? No, pero según esta teoría, nuestro neocortex tiene una capacidad limitada para “tratar” con nuestros semejantes, y superado un cierto número de relaciones, el grupo simplemente es incapaz de funcionar bien. 150 es un valor razonable para muchas cosas: la mayor parte de la gente puede recordar los nombres de prácticamente todos los demás del grupo y algo sobre ellos, sus gustos o aficiones, por ejemplo. También puede ser consciente de en qué consiste el trabajo o las tareas que realizan los demás (si estamos hablando de compañeros de empresa). 150 es un número razonable incluso para agruparlos a todos físicamente, para contactar con ellos en un tiempo razonable o para conseguir que una información importante se difunda de forma rápida y eficiente entre ellos. A partir de grupos de -más o menos- 150  es cuando la gente comienza a no conocer sus nombres, ni qué hace cada cual, ni otros detalles.
Un grupo, de cualquier tipo, con un tamaño máximo de 150 personas tiene un incentivo muy alto para mantenerse juntos. Se ha demostrado que a pequeña escala -menos de 150 individuos-  el socialismo, el fascismo y otras ideologías centralizadas funcionan adecuadamente. Pero al aumentar la población, surgen problemas debido a la dificultad de mantener relaciones óptimas  entre los individuos; se hacen necesarias leyes y normas para regular su comportamiento.

En las redes sociales y comunidades virtuales hay algún estudio también que dice que a partir de ese número de conexiones és cuando comienzan los problemas de autogestión, surgen las discusiones, trolls, etcétera. En la práctica: es difícil seguir el “día a día” de más de 150 personas (ya sea en Facebook, Twitter o Google Plus).  Aunque también se ha demostrado repetidas veces que la tecnología actual permite a nuestro limitado y primitivo neocortex cerebral romper esa barrera, y por ejemplo seguir a miles de personas en Twitter.

En este vídeo del conocido programa Redes, El poder de las redes sociales
se describía,  hace unos años ya (Facebook tenía 500 millones de usuarios, y ahora ronda los 1.100 millones) el número de Dunbar, y su relacion con las redes sociales. Por cierto, el programa completo merece bastante la pena, explica cosas como por qué la gente engorda cuando sus amigos engordan, o por qué se pone de moda el running ahora que muchos de nuestros amigos deciden publicar en internet cada vez que consiguen vencen a la pereza, y enfundarse sus deportivas.

Por supuesto yo no tengo la respuesta,  pero puedo hacer una pequeña prueba. Mi lista de amigos de Facebook se ha detenido, desde hace tiempo y de manera totalmente espontánea, en 147. Como digo, cada uno usa Facebook a su manera,  pero yo mantengo la filosofía primitiva de establecer contacto con personas con las que tengo un grado de contacto personal elevado, de tal forma que sólo acepto e interactúo con esas personas con las que me encuentro realmente a gusto. Atendiendo a ese criterio, veo que mi cerebro ha tomado inconscientemente el número de Dunbar como límite para sentirme absolutamente cómodo.

Pero, ¿qué hay de mis amigos? ¿cuántos amigos tienen ellos en Facebook? No puedo preguntar a cada uno de ellos de qué manera usa esta herramienta social, pero sí que puedo hacer una estadística puramente numérica.  Después de un breve trabajo tecleando números, una simple hoja Excel me da la respuesta: 164 amigos. Increíble. ¡Es un valor realmente cercano al número de Dunbar!  Tengo que decir que no confiaba nada en esta teoría mientras tecleaba los datos: algunos de mis amigos tienen 1300 contactos, mientras que otros apenas llegan a la decena. Pero la magia de la distribución estandar en estadística ha dado la razón al señor Dunbar. 

Bueno, animo a todo el que lea este post a que realice el mismo ejercicio que yo, y después se anime a publicar los resultados.

Por cierto, estos cálculos también cuadran con otra teoría explicada brevemente aquí que afirma que si haces estos mismos cálculos, tus amigos tendrán como media más amigos que tú.  Es decir, que son más populares que tú.  Este hecho se confirma en el 93% de los casos, cuando los amigos de un usuario tienen más amigos que él.  Curioso, ¿no?

Y una última cosa: no te obsesiones con el dichoso numerito.  Si no tienes alrededor de 150 contactos en Facebook, no te preocupes. Si tienes muchos menos, seguramente es que utilizas Facebook para un círculo mucho más cercano, o que simplemente no lo usas mucho.  Si tienes muchos más, seguramente tu objetivo en Facebook será más próximo a la promoción o publicidad de cualquier actividad, o simplemente usas Facebook como una libreta de direcciones, un agregador de contactos.

La mayor utilidad de esta teoría es que puedas entender a partir de cuándo te vas a dejar de encontrar cómodo dentro de un grupo.  

Así que si quieres usar alguna de las redes sociales para intentar encontrarte cómodo dentro de un grupo de personas, el número de Dunbar te puede servir como referencia, sobre todo para que puedas hacer "limpieza" en tu lista de "amigos".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada